ana7wgk

Anouar Brahem: el ritmo de la vida. Por : Alfredo Rodríguez.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAunque vivo en una provincia que es un balcón al Atlántico, me siento más próximo al latir vital del Mediterráneo, ese mar seminal capaz de dar vida a algunas de las civilizaciones más importantes de la historia de la humanidad, y motor de un latido vital al que el resto del continente, mal que les pese a los nórdicos, tan arrogantes ellos, le debe casi todo lo que ha sido, es y esperamos que sea.

Tal vez por eso y quién sabe por cuantas cosas más, cuando escucho a un músico amamantado a las orillas de ese Mare Nostrum, siento que su arte me llega más que ningún otro. Eso me ocurre con Anouar Brahem, tunecino nacido en la Medina de la capital del país en 1957, un músico que ha llevado al laúd árabe desde el papel secundario de instrumento de acompañamiento, hasta los niveles de un instrumento solista sobre cuyas cuerdas late el Mediterráneo, late la vida, nada más nada menos. ( Alfredo Rodríguez )







Anouar Brahem: el ritmo de la vida. Por : Alfredo Rodríguez.

Dicho todo esto desde una rendida subjetividad a la música de un Brahem que a los diez años de edad abrazó el oud, para no volver a separarse de él, instruido en la música de raíz árabe, el Maqam, y el arte de la improvisación, el Taqsim de la mano de su maestro Ali Sriti.

Desde Túnez, desde ese territorio tan rico en el cruce cultural, tan a la vanguardia de lo conocido como primaveras árabes todavía de inciertos resultados, Brahem ha viajado con su música hasta los confines de la India y de Irán por el oeste, y por los territorios andalusíes por el este, formando una suerte de puente musical en el que se cruzan, se mezclan y renacen, todas las músicas de ese ámbito, siempre con la raíz árabe presente pero volcada hacia el mundo.

Una tradición que no tiene olor a naftalina, ni a cosa de laboratorio, sino que es diálogo sincero, provechoso, cargado de sentimiento, de vida (perdón por la repetición), de viaje, de sinceridad, de nostalgia, de alegría, de todo eso que da forma al ser y el sentir mediterráneo, esa forma peculiar de entender el mundo, y todas las cosas importantes para las personas.

1162474090Una música que no esconde el diálogo sino que lo busca, y en la confluencia con el jazz (han sido muchos los músicos importantes de jazz los que han colaborado con Brahem), ha encontrado nuevos territorios en los que dejar germinar la música con resultados de una enorme belleza formal salida de las cuerdas de un músico que como buen virtuoso apenas si hace gala de ello, solo con dejar que la música fluya ya ha cumplido.

Esa discreción de la que hace gala lleva a su música más allá de las culturas y de los géneros, hacia un territorio muy personal en el que todo cabe, en el que todo es posible, en el que el diálogo sincero se llena de sentimiento y de belleza.

 




Be Sociable, Share!
  • catherine

    julio 5th, 2013

    Magnífico, fascinante, embrujador.
    Gracias, Alfredo.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa