ana7wgk

Cómo escribir un cuento. Por: José Julio Perlado.

manuscritoJosé Julio Perlado, tomando como ejemplo algunos cuentistas de referencia, hace una pequeña reflexión sobre la forma de escribir un cuento. Chejov, Cortázar o Henry James aparecen en este artículo junto a Forster y otros escritores , explicando su proceder.

Un arte difícil y a la vez muy actual.









 Cómo escribir un cuento. Por: José Julio Perlado.

“El. Rey murió y luego murió la reina”: eso es un hecho. “El  Rey murió y luego murió la reina, de tristeza”: eso es un relato. Este ejemplo que pone el novelista y crítico inglés Forster nos lleva hasta ese hilo y esa evolución del cuento, el arco y las sinuosidades del sentimiento de “tristeza”, ese recorrido tornasolado de la palabra “tristeza” que puede abrirse aquí a mil situaciones inesperadas y apasionantes, a una serie de páginas memorables. En ese arco de la tristeza  de la reina se extiende posiblemente un cuento, los vericuetos de un cuento, todo eso que el escritor construye y el lector ama como narración.

Chejov anotaba en sus apuntes esta anécdota: “Un hombre, en Montecarlo, va al Casino, gana un millón, vuelve a su casa, se suicida”. Igualmente aquí, en el secreto de este contraste,  puede estar encerrado un cuento. Basta escribirlo. Basta averiguar los porqués de ese suicidio inesperado, basta volver hacia atrás la vida de este hombre, dibujar los esplendores del Casino con sus fichas veloces, sus manos ávidas, el sudor y la fiebre encendida al borde del tapete, el azar de los números y sus combinaciones y este hombre, que tanto ha soñado con la fortuna y que bajo las lámparas deslumbrantes queda apresado por el juego,  es incapaz de intuir el pensamiento oculto de su suicidio cuando vuelva a su casa ya millonario.

Los cuentos son diversos y múltiples, cerrados y abiertos como la vida, poblados a veces de pocos personajes y de gran inquietud, tensos, intensos, fantásticos, realistas, misteriosos, únicos.Nada tiene que ver Poe con Henry James, Kafka con Maupassant, Rulfo con O´ Connor.

cortazarPero todos ellos, de un modo u otro, han teorizado sobre el cuento. Cortázar me confesaba un año antes de su muerte los quebraderos de cabeza que le había dado un cuento hasta que lo encerró en un Diario y escribió “Diario para un cuento” y allí narró todas las idas y venidas de Cortázar como autor, sus  preocupaciones, obsesiones, los modos de abordar la historia, las distracciones y divagaciones, cómo el cuento nadaba en el interior de la vasija del Diario como en una pecera transparente de prosa, soltando el cuento sus coletazos de astucia, dejándose las escamas sobre las aguas.

H. James.

H. James.

Y luego la visión, la plasticidad del cuento. Henry James recordaba que si un cuentista quiere mostrar una acción de un personaje deberá esmerarse en la descripción sensorial, y Flanery. O´Connor aconsejó al cuentista que debería prestar atención a cómo se ven, cómo huelen, a qué saben los diversos aspectos de la realidad sobre los que quiera escribir.

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.