ana7wgk

“Decir la Nieve”, de Menchu Gutiérrez. Por: Alena Collar.

En esta ocasión quiero animarles con mi comentario a la lectura de un libro que a mí me ha parecido delicioso. Es un ensayo sobre la nieve, escrito con una sencillez, tersura y poesía que reconcilia con la lectura.

Se llama Decir la Nieve y lo ha escrito Menchu Gutiérrez; lo publica Siruela.

No son más de cien páginas. Pero en ellas se quedaría una meses.

Me explicaré; lo que hace la autora es contarnos sus propias reflexiones sobre la nieve y su significación y aportar algunos textos de autores que a ella la han conmovido especialmente y que la ayudan a contar lo que cuenta.

Y hay tanta sencillez y naturalidad en el texto que una, o sea yo, avanza por el libro como en trineo.

( Alena Collar )

“Decir la Nieve”, de Menchu Gutiérrez. Por: Alena Collar

Nos habla de autores contemporáneos y antiguos, nos cuenta alguna leyenda sobre la nieve, y la asocia a varias ideas, algunas características como el silencio, la muerte, la pureza, pero otras curiosas, como el reposo, lo hostil, o un espacio siniestro en según qué ocasiones.

Claro que podía haberse “largado” un libro de quinientas páginas, pero entonces no hubiera hecho algo tan bonito, tan bien escrito; porque ha sintetizado y atrapado en un texto clarísimo, sugerente y lleno de armonía toda la belleza de esa brevedad condensada en el blanco.

Además Menchu Gutiérrez ha escrito un libro que ha disfrutado escribiendo, y se nota. Una tiene la sensación de estar al lado de una chimenea, al lado de alguien que nos relata una historia antigua, de siglos, que tiene contraluces y fulgores repentinos y que no hay prisa en relatar. Que se pasa bien relatándola.

No sé la suerte que tendrá este escrito de apenas cien páginas, pero si esta crítica sirviera para ayudar a que se difunda, ya me alegro; a mí me parece uno de los ensayos más bellos, poéticos, y de alta lírica que he leído. A la autora sólo hay que darle las gracias por escribirlo y dejarnos compartir esa belleza.

 

Be Sociable, Share!
  • Amando Carabias

    Febrero 14th, 2012

    Siruela siempre buscando las perlas. A buscarlo y disfrutarlo, pues.

  • catherine

    Febrero 29th, 2012

    Es un libro para mí, para leerlo cerca de la chimenea en un chalet (un verdadero de madera, en la montaña) . Tendré que buscarlo en mi próximo viaje a España. Gracias por la recomendación, Alena, de este libro con un título delicioso.

  • satis

    Abril 17th, 2012

    Una perla, sí y aunque la imagen del “chalet verdadero” seduce, no es menester esperar al día de montaña, de nieve, de fuego encendido… Aconsejo, desde luego, no esperar y no postponer el goze de vivir la sugerencia de estas lineas.
    Aunque en Aranda, en estos días, hace para fuego, lo estoy saboreando junto al radiador o con el abrigo puesto; lo mismo en un tajo, en escabel, en cualquier trono…
    Releerlo o leerselo a alguien especial, sí, que sea con madera, fuego, alfombra y nieve en rededor…

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.