ana7wgk

Enemistades Literarias. Por : José Julio Perlado

espadas

La historia de las rencillas entre escritores ocuparía varios volúmenes. El ego de los literatos establece a veces unas fronteras difíciles;  se une en ocasiones la envidia con la ambición y el resultado nunca es beneficioso. ( José Julio Perlado).

Enemistades Literarias. Por : José Julio Perlado.

Contaba el crítico y profesor Ricardo Gullón,  excelente conocedor de Juan Ramón Jiménez, que el gran poeta español mantuvo varios enfrentamientos con sus contemporáneos. “Odios, no – confesaba – pero en cambio puede hablarse de antipatía o recelos mutuos. En ocasiones Juan Ramón creía que algunos poetas se le oponían y quizá minaban el terreno en que el escritor de Moguer estaba asentado, tratando de reducir su estatura o su valor en relación a la de otros poetas de su edad o poco mayores como Miguel de Unamuno.

Neruda hacia 1936

Neruda hacia 1936

El choque más violento lo tuvo con Neruda. Decía Juan Ramón que cuando Neruda estaba en España, le llamaba por teléfono para insultarle y decirle cosas desagradables. El caso es que Neruda se sintió herido por algunas consideraciones sobre “Poética y poesía” que hizo Juan  Ramón en “el Sol” y quiso contestarle de manera muy acre en la revista  “Caballo verde para la poesía”.

Jimenez Salinas Guillén

Jimenez Salinas Guillén

Incidentes parecidos tuvo con Bergamín  y menos importantes con Jorge Guillén y Pedro Salinas. Hubo un famoso telegrama a Jorge Guillén: ” Retirada amistad y poesía”. Sin embargo los dos eran grandes poetas y habían convivido o mantenido estrecha relación sobre todo en el tiempo en que colaboraban en el suplemento de “La Verdad” de Murcia. Si esas cosas no se cortan, los periodistas – ” esos escandaleros de oficio”, los llamaba Juan Ramón – al exagerar los incidentes, los desvirtúan por completo.

 En cambio, con los llamados “nietos” de Juan Ramón, el poeta de Moguer únicamente ha recibido admiración. Pienso en J. Hierro o Pere Gimferrer, o en Octavio Paz, por ejemplo, a pesar de ser muy distintos,.Juan Ramón, inventor de  muy bellas palabras como no solamente decir “sonreír” sino “sonllorar” al referirse a episodios de guerra, vivió en algunas etapas de su vida depresiones y  grandes altibajos. Las rencillas – nunca nuevas entre los escritores – rasgaron de un modo u otro sus amistades que parecían fuertes y también entrañables convivencias.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.