ana7wgk

Gauguin, un cuadro olvidado. ¿Cara o Cruz? o ¿Cara y Cruz?. Por Catherine Beaume

 

 

Es el  problema con todos los lienzos pintados en ambos caras. A menudo solo una de las pinturas es de interés, al otro lado se encuentra un boceto. Pero cuando ambas son o fueron  conocidas…

 

                                (Catherine Beaume)

 

 

 

 

 

 

Gauguin, un cuadro olvidado. ¿Cara o Cruz? o ¿Cara y Cruz? Por Catherine Beaume

 

 

El problema lo tiene el Museo de Grenoble con los /el lienzo(s) de Gauguin, Retrato de Madeleine Bernard y La Rivière blanche. Y es todavía más agudo que para pintar el retrato Gauguin dio una vuelta de noventa grados a su lienzo. El conservador se atreve a exponer estas obras durante 3 meses, dando el estrellato a La Rivière blanche que el público no había visto desde 1923 cuando el cuadro llegó en Grenoble.

 

 

 

 

En 1882 Paul Gauguin abandona su oficio en la Bolsa y se consagra a la pintura. Es un pintor reconocido, ha expuesto con los impresionistas varias veces desde 1876.  Se va a vivir en Copenhague con su mujer danesa y sus cinco hijos, pues los deja juntos y vuelve a Francia. Durante el verano de 1888 está en Pont Aven, un pueblo pequeñito de Bretaña a donde van muchos artistas  por razones económicas y por su luz especial. Este lugar se convierte en un sitio emblemático: es la Escuela de Pont Aven que profesa el sintétismo. Ya en Pont Aven, en 1886 había encontrado al pintor Emile Bernard que practica el “cloisonnisme”, técnica que consiste en una simplificación de las formas, de la perspectiva, con largas zonas de color puro ceñidas de negro; es la técnica de la vidriera. El color puro que usa Gauguin es también una influencia de Vincent Van Gogh que conoció en París en noviembre de 1886. Durante este año 1888 escribe a un amigo: no copie del natural, el arte es una abstracción, saque del natural imaginando al contemplarlo y piense más en la creación que en el resultado.

 

 

 

 

 

 

Así que este verano es un momento decisivo en la obra de Gauguin. Los dos cuadros que nos interesan fueron pintados en un plazo de tres meses.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pintó primero La Rivière Blanche. Todavía es impresionista por la pincelada, pero se nota la moda “japonizante” en el árbol y el río que parten el lienzo, en la proporción exagerada del niño del primer plano. Las flores de la acacia nos informan sobre  la estación.

Pues se enamora de la joven hermana de Emile Bernard, Madeleine, que este año ha venido ella también a Pont Aven, y hace su retrato. Este amor, ¿compartido?, es problemático por las edades de los protagonistas, 17 y 40 años, y   por el hecho que Paul esté casado. Hace el retrato de una mujer mucho más madura, con orejas de fauno y una sonrisa oblicua, es un retrato puntiagudo, una imagen idealizada de la fruta prohibida. En otro de sus escritos Gauguin dice que (en arte) reivindica el derecho a atreverse a todo.

En la retrospectiva de 1906, tres años después de la muerte de Gauguin, eligieron exponer La Rivière Blanche.  En los catálogos de las obras del pintor es difícil encontrar esta pintura y es el retrato de Madeleine que es una obra estrella del Museo de Grenoble. Pero otro problema es  la diferencia en las dimensiones de los  gemelos: 72X60 y 72×58 cm; expuesto como lo es  ahora el Retrato no se entiende porque queda una línea estrecha encima del grabado de Jean Louis Forain, ya cortado. Unos salvajes no dudaron en hincar clavos en el alto de La Rivière para encuadrar Madeleine. Otros iconoclastas le pusieron un barniz al cuadro cuando Gauguin había optado por una pintura mate.

Con esta exposición original tenemos una oportunidad de analizar estos cuadros tanto en sus estructuras (el número de manos en cada lado por ejemplo) como en su importancia. El lienzo está situado en el centro de la sala y en las paredes las explicaciones y comparaciones con otras obras de la Escuela de Pont Aven,  la obras de amigos de Gauguin o las que le han inspirado son muy completas.

La importancia de ver la cara y la cruz de este lienzo radica en el hecho que aquí nos encontramos con un periodo clave de Gauguin antes de su cumplimiento en Polinesia.

Be Sociable, Share!
  • Amando Carabias

    Diciembre 14th, 2011

    Muy curioso e interesante, Catherine. El museo en Grenoble tiene un problema, pero no me importaría tener el mismo (jaja).

  • Carlos Feral

    Diciembre 14th, 2011

    Me ha parecido interesantísimo. Cada artículo me sorprende más. Gracias.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.