ana7wgk

Grabados del “Quijote”. Por José Julio Perlado

 

 

MiguelCervantes_CelestínNanteul

 

En abril se habla de Quijano. Es decir, de Cervantes, es decir, del Quijote. Pero en esta ocasión, José Julio Perlado nos trae un Quijote distinto: nos relata sus grabadores, esos nombres que, a lo largo de la historia, pusieron en imagen las aventuras del Caballero de la Mancha.

Y así, los nombres de y Daniel Vierge son aquí rescatados como lo que son: “ilustradores excepcionales”.

Homenaje merecido a quienes imaginaron también cómo era el Caballero de la Triste Figura y los paisajes por los que transitó.









Grabados del “Quijote“. Por José Julio Perlado.

DonQuijoteMancha_EdiciónIlustradaDoré_1869

Abril es uno de los meses claves de Cervantes, Cervantes nos lleva hasta “” y “” nos refleja no sólo honrados y profundos pensamientos por cauces de excelencia de la prosa sino que atrae a lo largo del tiempo infinidad de dibujos, ilustraciones y grabados. Gustavo Doré, entre tantos otros, trazó con sus célebres ilustraciones el mapa de lo burlesco, lo patético, lo maravilloso y lo caballeresco en la figura del delgado Caballero, arranques de locura y de dignidad a través de los campos, indumentarias y tocados de los personajes.

Se ha dicho que algunos de los ilustradores que precedieron a Doré no alcanzaron como éste un contacto tan intenso con España. Las tierras llanas y desoladas del Campo de Montiel, los robledos de Villarubia, los desfiladeros grises e imponentes de Sierra Morena, los altos pinares de Pedrela, el paisaje grave, austero y solemne de Castilla la Nueva, el arbolado de Aragón, el áspero de las montañas de Cataluña, todo esto Doré lo va plasmando y parece que oyéramos la voz de Sancho en su cabalgadura: “Yo apostaré que antes de mucho tiempo no ha de haber bodegón, venta ni mesón, o tienda de barbero, donde no ande pintada la historia de nuestras hazañas. Pero querría yo que la pintasen manos de otro mejor pintor que el que ha pintado a éstas.”

ConjuntoIlustracionesElQuijote_Doré

Gustavo Doré, el gigante de la ilustración en el siglo XlX, recibió alabanzas y críticas. Sainte – Beuve, por ejemplo, lo celebra, y Ashbee, en cambio, dice de él: “las ilustraciones de Doré, alabadas con tan poca mesura, no son fieles al texto… Atrevidas, vigorosas y llenas de imaginación lo son ciertamente, pero no acaban de satisfacernos plenamente. El artista se ha salido de la esfera propia del autor y ha caído en errores que no serían nada del gusto de Cervantes. Se torna fantástico, grotesco y, a veces, sobrenatural… El humorismo, reflexivo y sereno, de Cervantes y su dulce sátira quedan desvanecidos por el afán del artista de producir efectos impresionantes…”.

MontajeIlustracionesElQuijoteElPaisdelQuijote_DanielVierge

Pero habrá otro ilustrador excepcional, Daniel Vierge, que en el siglo XX tocará la esencia del Quijote. “Entre Gustavo Doré y Daniel Vierge – ha señalado algún estudioso -¡qué gran diferencia existe! Entregado el primero voluntariamente a sus fantasías, aunque no siempre escapa a lo vulgar o recargado, triunfa, sobre todo por sus ilustraciones cómicas. Deniel Vierge, español de cuerpo entero, imaginativo, pero en contacto estrecho con la realidad, jamás deja de mostrarse tan sensitivo como sutil, seguro y cabal en su estilo, con una técnica que es espontánea y sabia al mismo tiempo.”

IlustracionQuijote_Doré_1863

DetalleDQuijoteleyendo_Vierge

Cervantes vería cómo su gran libro era foco de plumas y de lápices, mapa de arabescos y trazados, campo de fantasías y realidades. “¡Adiós, gracias; adiós, donaires; adiós, regocijados amigos; que me estoy muriendo, y desearos veros presto contentos en la otra vida!”, diría Cervantes al despedirse.

Así llegó el 19 de abril, cuando redacta la dedicatoria al conde de Lemos. Así llegó – a sus 68 años – al  22 de abril, fecha de su muerte. Así llegó al 23 de abril con su cuerpo enterrado en las Monjas Trinitarias.

 

Be Sociable, Share!
  • Pilar Moreno Wallace

    Abril 21st, 2014

    Leí por primera vez El Quijote cuando tenía once o doce años; en una antigua edición propiedad de mis abuelos. Aún recuerdo las ilustraciones … , me sumergía en ellas. Me hacían ver un mundo extraño que me atraia irresistiblemente. He perdido la pista de aquel libro, pero no lo he podido olvidar.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.