ana7wgk

Influencia sobre la urbanización de la presencia del ejército en la ciudad. El ejemplo de Grenoble. Por: Catherine Beaume.

Plan-relief de Grenoble         Foto D.Vinçon, Musée DauphinoisSe piensa habitualmente que las maquetas son juguetes para los niños. Es verdad que este plan gigante cuando fue expuesto  en Grenoble tuvo mucho éxito entre este público y con los padres y abuelos también. Pero fue construido para los militares, para seguir las obras de defensa y elaborar estrategias. La ciudad estuvo muy  cerca de la frontera con lo que sería Italia, hasta la anexión de Saboya en 1860. Por eso alrededor del centro de los burgueses y los mercaderes las tropas abundaban.

 

Esta maqueta es parte de la colección de 100 planos en relieve de las plazas fuertes de Francia, los 100 rescatados de los 260 construidos entre el siglo XVII y 1870.  Están en el Museo de los Plans-reliefs, en el Hôtel des Invalides de París.  ( Catherine Beaume )






Influencia sobre la urbanización de la presencia del ejército en la ciudad. El ejemplo de Grenoble. Por: Catherine Beaume.




Mont Rachais et Bastille

Mont Rachais et Bastille

petites maisons

petites maisons

Luis XIV  había instalado  en su palacio del Louvre,  como obras de arte, los 144 que había pedido para él mismo y su estado mayor. En 1776 quedaron  en los Invalides, en los desvanes. A partir de 1794, durante la Revolución, y hasta 1914, la colección se abría   para el público durante un mes aunque dependía del ministerio de la guerra. En el siglo XIX  construyeron el resto de los planos hasta que en 1870 se decretó que las fortificaciones no sirven para nada. La verdad es que las  de Grenoble sirvieron muy poco: durante el cerco de 1590 y en 1815 cuando los austriacos sardos dispararon unas balas de  cañón.

En enero de 2012 en el Grand Palais se organizó una exposición de 20 de estas magníficas maquetas, rehabilitadas con mucho cuidado. El Museo Dauphinois de Grenoble acaba de presentar la maqueta de su ciudad y la de Fort Barraux, en dos lugares separados porque la de Grenoble no cabía en ninguna sala del antiguo convento de Sainte Marie d’En-Haut. Fue exiliada cerca de la ribera del río Drac en el Centro Nacional de Arte Contemporáneo-Le Magasin, en un barrio que no existía en la época que representa. Fort Barraux, situado en la antigua frontera, tiene un origen  divertido: fue construido en 1597 en territorio francés por el duque Carlos Emanuel I de Saboya y tomado el año siguiente  por el duque de Lesdiguières del cual volveremos a hablar.

 

El plano en relieve de Grenoble ocupa una superficie de unos 60 metros cuadrados.  El uso de prismáticos o por lo menos de gemelos de teatro ayuda para ver los detalles. 

La escala usada es un pie = 1 toesa, o  1cm= 6m.  Del norte al sur mide 8,20 metros  (5km), del este al oeste 7,25m (4,5km).  El centro de la ciudad cubre 30 metros cuadrados, la otra mitad son campos y montaña.

Los materiales usados son la madera, el papel, la seda, el metal, y la pintura al óleo  para el agua.

Esta maqueta es notable por la calidad de la representación del paisaje, de la arquitectura y de la montaña. Se ven 126 513 árboles de todas  especies y 372 cepas. Admiramos las viñas en las colinas y las casas de los burgueses con sus jardines al estilo inglés y sus estanques.

 

Ste cécile, Ste Marie d'En-Bas

Ste cécile, Ste Marie d’En-Bas

Esta precisión es el resultado de dos campañas de cartografía, la primera entre 1816 y 1820 para  notar los cambios en las fortificaciones, la segunda  a partir de 1840 con una brigada de topografía que partió el terreno en 25 rectángulos anotando sus pesquisas en 13 cuadernos. Estos cuadernos son tesoros: nos enseñan las fachadas que conocemos, las visibles de la calle, y las escondidas. Los colores de los tejados y de las paredes, los detalles de las fuentes y de los edificios son apuntados y si en varias páginas  los dibujos son meros trazos de lápiz otros fueron repasados con tinta y a veces pintados con acuarela.

 El plan en relieve fue construido entre 1839 y 1848, con revisiones durante este último año. Nos enseña la ciudad encerrada en murallas que no eran las primeras.

ilôt ancien parlement

ilôt ancien parlement

La vieja ciudad gala, Cularo, situada entre la ribera derecha del río Isère y la montaña al expandirse en la otra ribera necesitó defensas que los romanos, dueños en esta época  y los que cambiaron el nombre por Gratianopolis, construyeron en el siglo III.   Al hilo de los siglos la muralla fue rectificada para proteger nuevos arrabales. Después, las defensas más importantes las debemos à Lesdiguières que se preocupó especialmente de proteger la ciudad de los ataques desde la montaña porque había entrado por este lado en 1590 durante las Guerras de Religión.  Construyó también una ciudadela y tres puertas en la ribera derecha cuando las fortificaciones de la Bastilla (así se llama la montaña) se abrían por dos otras puertas. El famoso Vauban, ingeniero militar de Luis XIV, pasó por el Dauphiné  y si realizó arreglos importantes en Fort Barraux sus prescripciones para la Bastille se realizaron de verdad solo entre 1823 y 1847 con Haxo que edificó además una nueva muralla en la llanura que condicionará la evolución de la ciudad durante el siglo XIX.  La muralla aísla la ciudad del campo y en el campo el ejército reglamenta la construcción. Así que  Leymonnery,  coronel y artista cartógrafo, escribe en 1841: “no se puede encontrar una ciudad donde las casas están más amontonadas”. Después de 1848 la influencia del ejército aumenta todavía: el cuartel general de las tropas de montaña está frente a la prefectura del gobernador civil en la plaza construida durante los años 1850, con la universidad y un museo  en otros lados.  En 1900 entre los 70 000 habitantes hay 10 000 militares.

 

Poco a poco el ejército cede terrenos. En 1882 el ministerio de la guerra renuncia a las murallas de Haxo y a los solares cercanos. La ciudad se expande en lo que se llama ahora la parte hausmaniana, se reúne por fin con su estación de trenes y edifica nuevos puentes y largas vías de comunicación.  Se extiende también hacia los barrios obreros del oeste. En siete años la ciudad se cuadruplica. Los industriales con el importante guantero Edouard Rey de alcalde triunfan.

El  polígono del cuerpo de ingenieros militares lo dejará el ejército en 1925 para la exposición internacional de la Hulla Blanca; los poderosos industriales han ganado otra vez. En 1938  nuevos bulevares son construidos donde se levantaban las viejas fortificaciones. La ciudad se reúne con sus barrios del sur.

Después de la II guerra, a partir de 1956 el premio Nobel Louis Neel edifica el Centro de Estudios Nucleares en el antiguo polígono de artillería que se volverá el polígono científico con la llegada de numerosos institutos de investigación.

El último cuartel acaba de transformarse en un eco barrio.

murailles, centre, Isère, St Laurent

murailles, centre, Isère, St Laurent

Los Juegos olímpicos de 1968 habían sido una oportunidad fantástica para desarrollar la urbanización  de la parte más al sur acercándose  de los límites de su vecina Echirolles.

Durante los años 1960 el mismo Neel impulsó la edificación del campus en Saint Martin d’Hères. La cárcel se fue à Varces en 1972, enfrente de un gran cuartel nuevo. El hospital está en la Tronche desde  hace cien años.

Es que la ciudad está en una hondonada. Sus dos ríos, la serpiente (Isère) y el dragón (Drac), antes de ser domados la amenazaban; las últimas riadas importantes se remontan a mediados del XIX, pero hay que trabajar sin parar en los diques. La urbanización se desarrolla en forma de Y entre los ríos y se topa en las montañas y las ciudades vecinas.

 

les 3 tours et la ville vues de la Bastille

les 3 tours et la ville vues de la Bastille

Si la mayoría de la gente que visitó la exposición venía a reconocer el barrio donde vive o se pasea, la casa de sus antepasados o el viejo parlamento o tal o tal fuente,  la maqueta es mucho más que una mera vista de la ciudad en una época determinada. Los urbanistas ya conocían la importancia de las varias murallas y siempre se refieren a la de Haxo que condicionó el desarrollo urbano posterior.  Hubo periodos de burbuja inmobiliaria cuando el peso del ejército se mitigó. Ahora el eslogan es “construir la ciudad encima de la ciudad”, (nada nuevo, las casas de la Edad Media están encima de las romanas, etcétera…) lo que significa reorganizar barrios abandonados. Un ejemplo: la trasformación del polígono científico con la adición de edificios de viviendas. ¿Serán torres tan altas como las tres emblemáticas de 1968? tres torres  que marcan la frontera este cerca del río Isère.

 

Murallas, fronteras. Eso fue y es  la plaga del urbanismo en Grenoble.

 

Be Sociable, Share!
  • Amando Carabias

    Marzo 20th, 2013

    Vengo a corroborar lo que dices. Segovia, por ejemplo, no sería si no fuera por los ejércitos. Según afirman los estudios más eruditos, el Acueducto nace para satisfacer de agua a la guarnición de soldados que habitaban el Alcázar. La ciudad medieval crece dentro de las murallas que aprovechan el desnivel natural de la colina sobre la que se erige la ciudad… Más modernamente, las instalaciones militares de la ciudad (Academia de Artillería y Regimiento) durante mucho tiempo fueron el centro geométrico de la ciudad.

    En fin, el ejército influye muchísimo más de lo que parece.

  • Flamenco Rojo

    Marzo 20th, 2013

    Después de leer el artículo me pongo a pensar sobre los origenes y evolución de mi ciudad, Sevilla, y no encuentro a mucho ejercito…lo nuestro ha sido más religión: arabes, judios y cristianos.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.