ana7wgk

Javier Lostalé y su Tormenta Transparente. Cuando el amor se puede tocar.Por: Carlos Feral.

Estimados lectores de Alenarte. Quiero traerles este mes a sus hogares a un poeta que se me antoja imprescindible en las estanterías de cualquiera que ame la lírica: Javier Lostalé.

 

La librería Rafael Alberti de Madrid, una de las de mayor solera de la capital, con Lola y Santi haciendo una vez más de perfectos anfitriones, acogió en sus entrañas una presentación de altura con el último libro de Javier Lostalé titulado Tormenta Transparente, impresa en una cuidada elaboración de texto y cubierta de la conocida editorial Calambur.

 

  ( Carlos Feral )

 

 

 

 

 

 

Javier Lostalé y su Tormenta Transparente. Cuando el amor se puede tocar. Por : Carlos Feral.

 

 

Presentaron el acto Ángel Rodríguez Abad, cuyo verbo exquisito describió con maestría la obra de Javier y la relación de este último poemario con los anteriores y Beatriz Blanco , que al igual que aquella que acompañó a Dante, junto a Virgilio a los diez círculos, tuvo palabras de elogio, apoyo y cariño para Lostalé y quiso acompañarle en su descenso a los infiernos del amor haciendo una muy buena selección de los poemas en Tormenta Transparente.

 

Para ir poniéndoles en situación es necesario comenzar por recopilar unos datos biográficos de Lostalé, el cual nació en Madrid en 1942 y que tenía ya un recorrido poético importante previo a esta publicación. Fue catalogado en el grupo de los Novísimos, que surgió a partir de una antología de José María Castellet promovida por la editorial de Carlos Barral en Barcelona en 1970 a la cual se le dio el nombre de Nueve novísimos poetas españoles. En dicha antología aún no figuraba Lostalé. Sin embargo incluyó a autores que ustedes reconocerán al instante como: Vázquez Montalbán, Félix de Azúa, Pere Gimferrer, Ana Moix, Martínez Sarrión, Guillermo Carnero, José María Álvarez, Vicente Molina Foix o Leopoldo María Panero. Recordemos que la estética poética vigente estaba basada en la poesía social y el realismo y estos poetas surgieron como savia fresca para intentar liberar a la poesía de ese compromiso político tanto por el cambio en las temáticas como por la revolución en el lenguaje. El mismo Castellet en el prólogo reconoce que pretende oponerse o ignorar, al menos, a la poesía anterior, simple en el lenguaje y carente de culturalismo y de imágenes surrealistas.

Estos novísimos defendían la modernidad, el irracionalismo, volvían a acercarse al surrealismo de principios de siglo; leían a autores extranjeros, sobre todo franceses y anglosajones, usaban un léxico tecnicista al cual incorporaban  elementos exóticos, mitos clásicos, e incluso elementos de los medios de comunicación o el comic lo que lograba epatar con el público que se acercaba escasamente a la poesía de la época.

Este grupo de los novísimos fue ampliándose en posteriores antologías y a él se incorporaron nombres como Jaime Siles, Luis Alberto de Cuenca, Luis Antonio de Villena, Antonio Colinas, Antonio Carvajal y, ahora sí, Javier Lostalé.

 

Perdonen la vuelta que he tenido que dar para llegar de nuevo a nuestro autor pero no quería dejarles así, sin más, preguntándose qué era eso de los novísimos y por qué se ha catalogado a Lostalé como uno de ellos. En realidad, Javier Lostalé se aventuró en solitario con un primer libro en 1976 titulado Jimmy, Jimmy tras el cual hubo un período de silencio hasta 1981 donde publicó Figura en el paseo marítimo y a éste le siguió La rosa inclinada en 1995, Hondo es el resplandor (1998), La estación azul (2004) y Tormenta transparente (2010). La rosa inclinada es también el título de un volumen recopilatorio aparecido en 2002 donde se recoge el conjunto de su obra desde 1976 a 2001.

Muchos de los lectores se preguntarán por qué Javier Lostalé no ha sido un autor tan reconocido como sus coetáneos, de apellidos tan ilustres como los nombrados arriba. Las razones pueden ser diversas pero seguramente la primera de ellas es que, mientras muchos de esos autores ya tenían publicadas obras de mérito, Lostalé ejercía de magnífico periodista cultural difundiendo esa misma poesía que le rodeaba y dejando la suya propia un poco en los aledaños de los escaparates poéticos. Así, recibió varios premios por su labor de difusión cultural, principalmente en la radio, a la vez que su obra discurría al margen de las nuevas corrientes de los ochenta y noventa, principio de la decadencia de los novísimos, a las cuales se incorporaron algunos de esta generación y algunos poetas emergentes hoy bien conocidos como César Antonio Molina, Blanca Andreu, Ana Rosetti, Almudena Guzmán, Juan Carlos Suñen, Sánchez Robayna, Luis García Montero, Felipe Benítez, Carlos Marzal o Juan Carlos Mestre, al cual pudimos entrevistar en un número anterior de la revista. Sé que me dejo a algunos, pero no me lo tengan en cuenta ya que no son el objeto principal de este artículo.

 

Como no quiero desviarme del tema voy a entrar ya a presentarles esta Tormenta Transparente que nos dejó un buen sabor de boca a los asistentes a la lectura. Yo no había leído casi nada de Lostalé, si acaso algo de Jimmy, Jimmy que cayó en mis manos hace tiempo y que releí por documentarme un poco y mantener fresco en la memoria el estilo del poeta antes de asistir a este acto. No quise leer la Tormenta Transparente antes de escuchar sus poemas por la misma boca del autor, siguiendo el pálpito de una intuición que posteriormente me confirmó el acierto de mi apuesta inicial. Pretendía que los versos penetraran en mi sin contaminarse con una lectura previa y reflexiva. No suelo hacerlo con casi ningún autor pero estaba seguro que con éste me iba a resultar provechoso. No me equivoqué. El poemario trata el tema del amor y, los que hablan de Lostalé, dicen de su poesía que tiene un tono místico, comparable a San Juan de la Cruz, afirmación con la que yo estaba de acuerdo hasta esa lectura en la librería Rafael Alberti, donde además del misticismo, aprecié en los poemas de Lostalé una carnalidad que me hizo pensar que el amor se podía tocar, claro que, si analizamos detenidamente a los místicos, esa carnalidad también se aprecia.

Recuerdo uno de los poemas titulado Hueco en que el poeta dice que lo relevante es el hueco. Me explico: dice Lostalé textualmente que “ Es en el hueco donde sucede todo. No sucede todo cuando dos cuerpos unidos se funden sino en el hueco que hay entre esos dos desnudos es donde realmente se produce la revelación. O en el hueco que hay entre dos miradas ahí se crea un espacio innominado que es donde realmente empieza a suceder el mundo o en el hueco que existe entre dos silencios”.Lo importante en esos poemas no es la pareja, el tú y el yo. Lo importante es el amor, el hueco que rellena entre dos seres que nunca son nombrados con nombres propios sino con metáforas excelentes. Ese amor evoluciona entre las diferentes secciones del libro (Por ejemplo en No Llega, en el cual la vida respira más en lo que no llega más que por lo que llega. Eso que no va a llegar es lo que nos mantiene vivos a lo largo de la vida) y va agarrando al lector de la mano hasta llevarle a donde quiere Lostalé que, dando puntadas al mantel de los poemas los va bordando con gusto exquisito hasta que remata sus flecos con Cierro los ojos (Cierro los ojos/ para ver el amor/ desprovisto de otra luz/ que no sea la tuya…) y el poema Destino que es la consumación final de este poemario (Estoy triste/para desde la purificación de una empañada nube baja/ decirte que te amo/ volver en lenta despedida de los seres y las cosas/ al principio indivisible de tu nombre/ convertida en vida en crisálida de lo que te llevas mientras te alejas…)

El autor reconoce que quizá sea este el libro que más unidad temática ofrece entre toda su obra. A muchos libros se les da unidad posteriormente a haber escrito una serie de poemas, sin embargo en éste, la unidad se logró como un cuerpo orgánico que se fue desarrollando.

Les dejo, pues, con los audios para que disfruten del amor que se puede tocar. Cierren los ojos y extiendan los sentidos para tocarlo en los versos de Lostalé.

 Lostalé I

Lostalé y Beatriz Blanco 

Lectura de poemas

Charla con los lectores y debate 

Be Sociable, Share!
  • Isolda

    Febrero 16th, 2011

    Magnífico reportaje de Carlos Feral sobre Javier Lostalé y su nuevo poeamario. Y escuchar la preciosa voz del autor, otra delicia.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.