ana7wgk

La Cabina: cuarenta años de ficción. Por : Elías Gorostiaga.

Hay un hombre metido en una cabina. Entra para llamar por teléfono y se cierra la puerta hasta quedar totalmente ajustada. Todo el mundo le ve, es un hombre normal y corriente, mediana edad, bigote, calvo, trajeado, tan normal y tan corriente como cualquier hombre de los años setenta en Madrid, como cualquier hombre de hoy.

 

Antonio Mercero solo quiso rodar una película de terror psicológico, sin diálogos, interpretada por un mimo en un lugar claustrofóbico, inerte, intrigante, con la fotografía de Pepa Martín, con secundarios como Agustín González o Tito García y sobre todo aquel mimo que buscaba y que hasta entonces, solo trabajó en comedias, lo encontró en José Luis López Vázquez y con él consiguió algo que se convertiría en un símbolo de la época. Después llegarían aquellas series como Turno de oficio, Farmacia de guardia o Verano azul, pero La cabina, la recuerdan cinéfilos de todos los países y gana a todas las sensibilidades, incluidas en su día, además de un EMI, las del Premio del Jurado de Montecarlo.  ( Elías Gorostiaga)











La Cabina:  cuarenta años de ficción. Por : Elías Gorostiaga.

 

José Luis López Vázquez, suda, sufre, pide ay.uda, se resigna, se humilla, lucha y desfallece impotente, cuando ve que unos operarios le suben a un camión y se lo llevan, sin conocer el destino, un destino que a nosotros Mercero nos adelanta en planos largos, muy largos. Para entonces el efecto del agobio ya se cuelga en todos los armarios de las casas, junto a las estanterías, en la luz parpadeante de las televisiones, que en las casas de media España, se veían en blanco y negro, lo que produjo un efecto más demoledor,  se parecía mucho más a aquellas cabinas de telefonía, con la puerta de una pieza (las había de dos piezas). No cuento más para que los curiosos que se acerquen disfruten hasta el final y los que la recuerdan como una pesadilla lejana, la renueven y vean los colores reales de la época.

 

Aquel sueño una vez emitido en TV, se convirtió en plomo y la gente sujetaba la puerta de las cabinas con el pie. Nadie volvió nunca a sentirse seguro en una de ellas, igual que nadie se siente nunca seguro del todo en un ascensor sin espejos. Aquel sueño todavía se repite cuarenta años después en muchas situaciones, podemos ver espectáculos gratuitos del sufrimiento humano, en todas las programaciones de televisión, leemos las líneas de la mano del mimo, intentando salir y las risas del espectador, divertido, sin entender del todo lo que está viendo.

 

Ese guión sencillo y perfecto, en el que también trabajó Garci, es un ejemplo de creatividad, impermeable al paso del tiempo. La idea es tan genial que años más tarde, con la libertad de competencia y apertura a nuevas compañías de telefonía, se reprodujo un anuncio en el que aparecía de nuevo aquella famosa Cabina, esta vez para ver como se abría aquella puerta que se cerró en el año 1972, de forma tan implacable.

 

* En este enlace se puede ver La Cabina. Remitimos a él directamente porque es propiedad de Radio Televisión Española.

 

 

 

 

Be Sociable, Share!
  • Amando Carabias

    Diciembre 14th, 2011

    La Cabina, gran obra. Pocas veces superada.

  • Luci

    Diciembre 18th, 2011

    Conocí a Mercero cuando rodaba crónicas de un pueblo, era divertido, memorioso. Te atravesaba con la mirada tras sus gafas de sabio distraído y si pasabas el examen, no sé de qué exactamente, te sonreía. Era natural, como José Luis Vázquez y juntos eran un tándem de humor.

  • Pilar

    Diciembre 24th, 2011

    Recuerdo perfectamente el día que vi esta obra por la televisión y la impresión que dejó en mí. De la misma forma recuerdo todas las obras de teatro que en aquella época – finales de los sesenta- emitian por una de las dos cadenas que tenía la televisión española entonces.

  • catherine

    Enero 12th, 2012

    me has dado ganas de mirar esta película, estupenda, que no conocía.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.