ana7wgk

Muertes (misteriosas o no) en la Historia. Por José Julio Perlado

 

 

 

 

 

Reflexiones sobre las enigmáticas o misteriosas muertes de personajes célebres a través de la Historia:  “Se entrelazaban allí los misterios con los fallecimientos naturales y lo que el autor intentaba era acercarse a los últimos momentos, descorrer las cortinas de la intimidad, escuchar las frases postreras y contemplar en fin cómo desaparecieron de este mundo figuras célebres”

                                             (José Julio Perlado)









Muertes ( Misteriosas o No )   En  La   Historia. Por José Julio Perlado.




Nestor Luján, periodista y escritor catalán –y gran gastrónomo – colaborador habitual de la Revista “Destino” quiso ponerse “a la cabecera de los protagonistas de la Historia” analizando diversas muertes misteriosas desde Cleopatra hasta nuestros días. El áspid de Cleopatra, el plato de setas del emperador Claudio, el accidente histórico de Enrique ll de Francia, las enfermedades de Mozart, la inexplicable enfermedad de Goya, la enfermedad de Toulouse- Lautrec, el asesinato de Elizabeth, emperatriz de Austria, el asesinato de Rasputín y tantos otros finales dramáticos cuyos enigmas a veces no han sido resueltos y que fascinan a la investigación intentaron ser desvelados por Luján.

 

 

Ya varios años antes – en 1943 – Ricardo Ruiz Carnero había presentado una serie de volúmenes en torno a “cómo murieron los grandes hombres”.  Se entrelazaban allí los misterios con los fallecimientos naturales y lo que el autor intentaba era acercarse a los últimos momentos, descorrer las cortinas de la intimidad, escuchar las frases postreras y contemplar en fin cómo desaparecieron de este mundo figuras célebres. Desfilaban por esos dormitorios de las páginas las contiendas de la Edad Media con los nombres de Boecio, Belisario, Carlomagno, Almanzor, Gregorio Vll, Enrique lV, Barbarroja, el Rey San Luis, Dante, Petrarca, Don Alvaro de Luna, Gutenberg.

Si se pasaba a la estancia contigua – la muerte en la Edad Moderna – nos acercábamos a los últimos momentos de Catalina Sforza, César Borgia, Maquiavelo, Miguel Servet, Carlos V, Iván el Terrible, el Duque de Guisa o Felipe ll. Pero nada más apartar los visillos asistíamos también al final de Cervantes o de Shakespeare, de Descartes, Molière, Milton, Luis XlV, Pedro l el Grande, Juan Sebastián Bach, Carlos lll o Franklin.

Muchos años después ha venido Cees Nooteboom, el gran representante de las letras neerlandesas, y no ha querido tanto entrar en las estancias como viajar por las últimas moradas, aquellos definitivos lugares donde los artistas reposan. Así ha escrito el bello libro “Tumbas de poetas y pensadores” recorriendo silenciosos cementerios del mundo igual que un tablado de lápidas y versos, últimas voluntades selladas en piedra. Borges y Baudelaire, Beckett y Bernhard, Brodsky y Calvino, Claudel y Cortázar, Flaubert y Hoffmann, Ionesco y Kafka, Kawabata y Keats, Leopardi y Mann, Melville y Pound, Proust y Shelley, Stevenson y Valéry, Wilde, Woolf o Yeats enlazan las letras capitulares de sus obras entre los senderos por donde discurre el viajero. El viajero pasa por estos senderos de soledad y va repasando cuanto dejaron los vivos y el perfume de los pensamientos invade poco a poco este recinto de flores

 

 

 

 

Y el viajero se inclina al pasar, toma una flor, y la introduce como señal perpetua entre las páginas del libro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Be Sociable, Share!
  • Pilar Moreno Wallace

    Diciembre 9th, 2012

    Nooteboom es uno de los escritores holandeses de mi preferencia. Es un destacado viajero y enamorado de España. Escribe con mucha dedicación y conocimiento; igualmente en este libro (publicado aquí en Holanda en 2007 ) es excelente tanto por todo su trabajo previo como la presentación. Tu texto me ha interesado mucho. Quizas sea difícil de comprender, pero yo encuentro en los cementerios un lugar de reposo que me da tranquilidad, y tal como dice Cees Nooteboom, “no tengo la impresión de estar entre muertos”; generalmente estos lugares “dicen tanto como una buena conversación”

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.