ana7wgk

Toc-Toc: Un análisis de manías…Por: Carlos Feral.

Toc-TocPara celebrar el día de la Madre, en lugar de regalar una batidora, yo tuve el acierto de invitar a la mía a ver esta comedia ligera pero divertidísima en el teatro Príncipe Gran Vía.

 

Toc Toc, además de la onomatopeya con la que se llama a una puerta, son las siglas del famoso Trastorno Obsesivo Compulsivo. Seis personajes con diferentes manifestaciones de este trastorno son convocados a la misma hora en la consulta de un afamado psiquiatra que tiene la bien ganada fama de tratar a sus pacientes una sola vez y en distintos lugares del mundo. Parece que, esta vez, su avión viene con retraso desde Londres lo cual hace que sean los mismos pacientes los que afronten sus problemas a través de una terapia disparatada que usa el juego del Monopoly como hilo conductor. ( Carlos Feral )





 Toc-Toc: Un análisis de manías…Por: Carlos Feral.

Es Toc Toc una comedia coral en la que todos los personajes tienen prácticamente el mismo peso dentro de la obra, si bien el espectador puede tener la tentación de identificarse más con alguno de ellos en concreto, sobre todo porque… ¿Quién de nosotros no ha tenido nunca esas pequeñas manías de no querer pisar la raya de la baldosas o de comprobar tres veces si hemos cerrado la puerta o de repetir lo que nuestro interlocutor nos está diciendo? ¿Es que alguno de ustedes no ha sentido alguna vez la necesidad de agarrar un picaporte con un pañuelo por miedo a contraer una enfermedad o quizá no ha podido frenar a tiempo unas cuantas palabrotas o quizá calcular mentalmente cosas absurdas como el número de dibujos que hay en un papel pintado?

 

Coprolalia, aritmomanía, nosofobia, verificación obsesiva, palilalia son las verdaderas protagonistas de la comedia y que los bien escogidos actores y actrices de la obra ponen de manifiesto de una manera hilarante siguiendo un ritmo trepidante que encadena un solo acto de más de hora y media de representación.

 

La coprolalia también se conoce como síndrome de Tourette y es uno de los que más hace reír a la concurrencia porque además suele ir acompañado de ticselenco involuntarios. ¿Saben, como curiosidad, que lleva ese nombre no porque Tourette, venerable médico francés la padeciera sino porque la descubrió a partir de estudios en una noble dama de ochenta y seis años que lo padecía?

 

La nosofobia es más común de lo que nos creemos. No son hipocondríacos. Estos no creen que su miedo a enfermar sea excesivo ni creen que vayan a contraer una enfermedad en el futuro, los fóbicos sí.

 

La verificación obsesiva le pasa a casi todo el mundo pero no hasta el punto de ser patológica. Muchas veces nos preguntamos si hemos cerrado el gas antes de irnos a Valencia de vacaciones y, a pesar de saber que lo hemos comprobado tres veces, en Cuenca aún nos preguntamos si habremos cerrado la llave del gas de verdad. Menos mal que con el primer baño y la primera paella se nos olvida (Me voy a hacer el firme propósito de no repasar este artículo más de dos veces).

 

He leído una anécdota de un aritmomaníaco alemán del siglo XIX del que dicen que lo contaba todo y así dejó registrado que había fumado 628.713 cigarros (de los cuales 43.692 eran regalados), compró 85 pantalones, 74 y abrigos, 62 pares de calcetines, 296 camisas y 226 falsos. Además, había bebido 28.786 de y 36.081 de y otras bebidas espirituosas. No sé si esto es verdad pero ilustra bastante bien el caso. En fin, para no aburrirles más, les recomiendo a los que no la hayan visto que vayan a verla porque pasarán un buen rato. Yo, afortunadamente, no padezco de ninguno de estos síntomas así que me despido de los 4232 lectores que leen este número de Alenarte ya que tengo que esterilizar el teclado de mi ordenador. ¿He dicho ya que tengo que esterilizar el teclado de mi ordenador? No estoy seguro… Así que lo mejor es que compruebe si lo he apagado primero ¡joder! Perdón…ha sido sin querer. Lo dicho, que como no me gusta que quede un texto simétrico sólo he escrito en él 694 palabras, o sea, 3892 letras.

 

 

 


Be Sociable, Share!
  • Amando Carabias

    mayo 23rd, 2013

    ¿Por qué se puede atravesar el límite de la prudencia para aterrizar en las patologías o en las manías excesivas? Tiene buena pinta esta comedia

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa