ana7wgk

Tomás Luis de Victoria Un aniversario olvidado. Por: Alfredo Rodríguez.

Estoy convencido de que hay cosas que hay que hacer por memoria, por justicia o, simplemente, por vergüenza, de la misma manera que tengo en convencimiento de vivir en un país desagradecido, amnésico y desvergonzado, me dispongo a recordar la figura de uno de los grandes compositores españoles como es Tomás Luis de Victoria, del que este año se cumple el 400 aniversario de su fallecimiento.

Un aniversario que, me temo, pasará desapercibido para la práctica totalidad de los ciudadanos de este país. Un recuerdo que es de justicia y que voy a hacer desde una posición de una persona que no es aficionada a la música renacentista, algo que no me impide reconocer la importancia de Tomás Luis de Victoria, probablemente, junto con Manuel de Falla, la figura cumbre de la composición musical española.  ( Alfredo Rodríguez )

Tomás Luis de Victoria Un  aniversario olvidado. Por: Alfredo Rodríguez.

Nuestro protagonista de hoy nació en Ávila en 1548, una ciudad que por cierto solo recuerda a uno de sus hijos más ilustres con una calle y con el nombre que recibe el conservatorio de música, y fallece en Madrid en 1611. Los paisajes de su Ávila natal serán los que vean dar los primeros pasos a un de Ávila niño y adolescente, huérfano de padre a los nueve años, para, con diez años, entrar como niño cantor en el Catedral de su ciudad donde recibió sus primeras enseñanzas musicales.

Unos dicen que con 17 años y otros que con 18, viaja a Roma para entrar en el Colegio Germánico, una institución de los jesuitas, donde tendrá la fortuna de conocer a uno de los grandes compositores de aquella época, el italiano Palestrina (1525-1594), figura clave en la música vocal destinada a difundir los valores de la religión cristiana.

Tomás Luis de Victoria, que además estaba preparando su ingreso en la función sacerdotal, alcanzó una altura musical que hizo que ya en su tiempo se comparara su genio con el de el propio Palestrina y el de Orlando di Lasso (1532-1594) autor de una prolífica obra musical tanto profana como sacra. A diferencia de los dos anteriores, de Victoria únicamente compuso música de carácter religioso. Así nos ha dejado un buen repertorio de misas, motetes, himnos, salmos y magnificats.

Del Concilio de Trento (1545-1563) salen las bases de la liturgia católica y a esa liturgia será a la que le ponga música nuestro compositor, una música adelantada a su tiempo y en la que anticipa lo que serán muchas de las claves que definirán la música barroca que llegará poco después. Incluso no falta quien vea la influencia del abulense en algunas composiciones de Mozart.

A lo largo de su vida irá ocupando diferentes dignidades eclesiásticas y durante algunos de esos periodos su producción musical será escasa pero no por ello de menos calidad y los expertos destacan especialmente su Officium Defunctorum, compuesto en 1605 para las exequias de la emperatriz María que se había retirado al monasterio madrileño de las Descalzas Reales después del fallecimiento de su esposo Felipe II. Asimismo, son reconocidos los motetes que dejó compuestos de Victoria y que aparecieron publicados en varios volúmenes.

Be Sociable, Share!
  • catherine

    Diciembre 8th, 2011

    Sí que evoca a Palestrina y Roland de Lassus (así le llamamos). Música celestial, quiero decir música de los ángeles. Gracias.

  • No trackbacks yet

Leave a Comment

* are Required fields

completa Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.